Traslado de Aves, consejos y recomendaciones.

Si llevás un ave al veterinario…

como trasladar un ave al veterinarioEn este artículo te damos algunos consejos para hacer que la consulta de un ave de compañía sea menos estresante para el paciente y aporte más información al veterinario.

Idealmente, y si el tamaño del ave y su habitáculo lo permiten, la misma debería ser transportada en su propia jaula. Esto le permite al veterinario ver si la estructura y el tamaño son adecuados para la especie, evaluar los posaderos, comederos y juguetes, la presencia de materiales potencialmente tóxicos en los implementos de la jaula, entre otras cosas.

Conviene no limpiar la jaula previo a la visita, ya que así pueden examinarse los restos de materia fecal para descartar diarreas, cambios de pigmentación, presencia de parásitos o de alimento sin digerir. Los comederos pueden estar llenos, para establecer si la dieta es adecuada, descartar la presencia de semillas tóxicas que puedan contaminar la muestra y otro tipo de adulteraciones (si no pueden llevarse los comederos, no está de más llevar una muestra del balanceado o la mezcla de semillas que consumen); muchas aves saludables se animan a comer durante la consulta. Cuando las aves viven en jaulones o aviarios, aportar fotos y filmaciones del lugar puede ser de gran ayuda.

Es importante que la jaula sea cubierta con una sábana o toalla. De esta manera protegemos al ave de la exposición a posibles inclemencias climáticas, y además disminuimos el estrés que puede implicar la visión de perros, gatos, hurones y otras especies que sean identificadas como potenciales predadores. De por sí la disminución de la percepción de la luz suele apaciguar a la mayoría de las aves.

Como este tipo de pacientes son grandes ocultadoras de su signología, una vez en el consultorio, la jaula debe quedar apoyada sobre la camilla sin quitar la sábana o toalla que la cubre, mientras el propietario y el veterinario conversan sobre el caso. De esta forma el ave se relajará y puede que nos permita observar parte de las manifestaciones de su enfermedad.

Si hay alguna conducta que llame la atención del propietario, la misma puede ser filmada para su posterior interpretación.

Cuando no se pueda concurrir con la jaula, deberá buscarse un sustituto que sea adecuado. Esto significa que debe ser seguro para el ave (no provocarle lesiones) y a prueba de fugas. Las transportadoras de gatos plásticas que se abren por el frente pueden ser útiles para aves de tamaño mediano, en tanto que para las más pequeñas pueden utilizarse cajas de cartón (teniendo en cuenta que un ave vivaz podría huir al abrirla y que especies como periquitos y catitas pueden destruirlas, por lo que habrá que pensar otras opciones para estos casos).

Incorporando este tipo de prácticas podemos ayudar a llegar a un diagnóstico más certero en menos tiempo, lo que nos permite establecer una terapéutica adecuada y mejorar los tiempos de recuperación.

 

Fauna Vets
Buenos Aires, Argentina.
Consultas: (011) 15-4025-3272
www.faunavets.com

 

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+PinterestLinkedInEmailCompartir