En invierno: Máximo cuidado con los Erizos

erizo cuidados frio invierno calefaccion placa piedra habitat recinto cuidados peligro hipotermiaEste pequeño mamífero, híbrido de dos especies de erizos africanos, con su simpática cara, particular cuerpo y especial carácter, resulta atractivo para cierto público que lo elige como animal de compañía.

Los Erizos son animales nocturnos con dietas básicamente insectívoras.

Además, y esto es muy importante: Son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, siendo ideal que se mantengan entre los 25-27C. Las temperaturas muy bajas pueden provocar el aletargamiento del animal con graves consecuencias.

Es por eso que queremos resaltar la importancia de mantener su hábitat correctamente calefaccionado para evitar enfermedades o incluso la muerte del animal.

Para calentar el recinto de los erizos se pueden utilizar lámparas de calor (no deben emitir luz), placas o incluso piedras calefactores para reptiles. Se debe tener especial cuidado con los cables, éstos deben ser correctamente aislados de manera tal que el erizo no los mastique y muera electrocutado.

Su cuerpo está cubierto de púas, que son pelos modificados, los cuales utilizan como método de defensa, enrollándose cuando se sienten amenazados.

Su sentido mas desarrollado es el olfato, suelen ser muy curiosos y olfatear todos los nuevos estímulos . Cuando hay alguna fuente de olor nueva generan una espuma oliendo y mordiéndola y produciendo el ungimiento de la misma por todo su cuerpo.

Les gusta explorar y cavar madrigueras por lo que en cautividad deben disponer del mayor espacio posible , tener túneles y lugares donde poder refugiarse.

Además son animales que con dietas inadecuadas y poco ejercicio pueden engordar hasta la obesidad provocando serios trastornos de salud.

Es muy importante la impronta temprana de los erizos con las personas para ser dóciles y mejorar la convivencia con el animal, que se encuentre cómodo y libre de estrés.

Se recomienda adquirir un buen asesoramiento para mejorar la calidad de vida y salud del animal, y realizar un control con su veterinaria al menos una vez al año.

Compartir:
FacebookTwitterGoogle+PinterestLinkedInEmailCompartir